7 marzo, 2018

Mira por qué tu empresa no debe olvidarse del branding

POR Gabriel Pérez

Si no eres una marca, serás una mercancía”

Philip Kotler

La frase del considerado padre de la mercadotecnia tiene palabras fuertes, aunque es complicado negar que tenga razón, pero… ¿Qué es branding?

Branding es un anglicismo empleado en mercadotecnia que hace referencia al proceso de hacer y construir una marca.

En términos más simples el branding le da valor tangible a los símbolos que representan la marca, mediante procesos emocionales y de comunicación. Suena complicado pero no lo es tanto, la marca siempre se ve definida por los componentes físicos y etéreos.

¿Qué compone el branding?

Elementos tangibles:

Imagen: Con imagen nos referimos al identificador visual de la marca el cual bien puede ser logotipo, isotipo, isologo.

Piezas de comunicación: Todo aquel material que se crea para comunicación de la imagen spots, carteles, diseños, brochures, etc.

Merchandise: Son aquellos elementos destinados a utilizarse en  las instalaciones o por los representantes de la empresa (uniformes, letreros, equipo de la oficina con la imagen de la marca)

Elementos intangibles:

Personalidad: Las marcas poseen una personalidad definida de acuerdo con la manera en que se comunica y los mensajes que suele enviar a su público.
Comunicación: Los canales de comunicación que utilizan la marca suelen influir en cómo es percibida.
Emociones: Todas las marcas se relacionan con una necesidad y con la emoción que genera satisfacer dicha necesidad.  Cuando una marca está bien definida suele ayudar a conectar mejor con el segmento de mercado.

3 claves para hacer branding

Crea una identidad corporativa de adentro hacia afuera.

Para tener una marca sólida es importante empezar de adentro hacia afuera, es decir para lograr tener una marca que sea claramente identificada no solo es importante que dentro de la empresa los colaboradores posean los conocimientos y habilidades necesarios para llevar a cabo las demandas de la empresa exige, sino también contar con plantillas de empleados que compartan la ideología y los valores de la compañía. La construcción de marca comienza desde el interior; los empleados serán los mejores embajadores de marca.

Investiga para diferenciarte.

Si tu marca no es diferente a lo que existe en el mercado, ésta debe de destacar de su competencia y para ello es vital conocer lo que existe en el mercado y detectar las oportunidades .Observar a detalle lo hecho por la competencia -tanto directa como indirecta- es vital para encontrar áreas de oportunidad que leídas como nuevas oportunidades para el negocio propio pueden ser un activo que represente y comunique el mayor valor agregado de la marca.

Sé coherente.

La imagen corporativa que se construye debe estar alineada a los valores que como empresa se proyectan. Es necesario cuidar detalles tan simples como el qué, cómo y cuándo se transmiten los mensajes que darán voz a la empresa. Los elementos que antes mencionamos deben de estar en armonía siguiendo la

imagen de la marca claramente.