Empresas antifrágiles: ¿cómo sobresalir en tiempos de crisis?

5

Los negocios de todo el mundo se están enfrentando a una realidad que parecía muy lejana. En cuestión de meses, todo cambió. Y solo las empresas antifrágiles regresaron con más fuerza que nunca.

Una situación para la que nadie estaba preparado llenó de incertidumbre a todas las industrias. Y algunas supieron adaptarse a esta crisis… y otras no.

La diferencia evidente está entre las empresas que lograron visualizar las oportunidades que la pandemia les puso sobre la mesa, y las que dejaron que su barco se hunda.

Los negocios han sido orillados a replantear sus estrategias para salir a flote.

Antifrágil vs. Resiliente

Existe una diferencia enorme entre estos dos términos.

La palabra resiliente, según la RAE, hace referencia a la capacidad de adaptación frente a un agente perturbador o un estado o situación adversos.

Esto quiere decir que una empresa resiliente puede manejar una crisis, pero no necesariamente saca el máximo provecho de ello.

A diferencia del término Antifrágil, que fue introducido por Nassim Taleb en su obra con el mismo nombre, Antifrágil: Las cosas que se benefician del desorden:

Y nos parece un enfoque que debemos tomar en cuenta en la planeación de cualquier proyecto.

Ser antifrágil es la capacidad de exponerse ante una adversidad o crisis y regresar más fuerte, más competitivo; sencillamente mejor que antes.

En esencia, una empresa antifrágil logra manejar la crisis y se beneficia de ella.

Los obstáculos son oportunidades para aprender y mejorar.

Para una empresa antifrágil, la crisis es un beneficio.

Estar preparados para lo que viene y aprender de ello, es vital para guiar a tu negocio en tiempos de incertidumbre.

Ahora que sabemos qué significa ser antifrágil, surge una nueva pregunta: ¿qué acciones pueden tomar las empresas para adquirir una postura que sobresalga durante la adversidad?

¿Qué acciones tomar?

1. El camino hacia la era digital

Uno de los cambios que trajo el coronavirus fue la evolución acelerada del comercio electrónico y el internet.

No le tengas miedo al cambio, es momento de que lo utilices a tu favor.

Encuentra la forma de ofrecerle al mundo en Internet lo que estás haciendo.

Empieza haciéndote esta pregunta: ¿qué puedo ofrecer a los usuarios en línea?

Existe un sinfín de herramientas que puedes aprovechar para difundir y hacer crecer a tu empresa.

Las redes sociales son el canal perfecto para compartir tu mensaje. Y plataformas como WordPress, son útiles para mostrar y vender tus producto o servicios.

Como te contamos en este artículo, los beneficios que ofrece una tienda en línea son evidentes.

2. Piensa en el futuro

Utiliza esfuerzos de marketing para conocer el contexto actual y futuro de tu negocio, así podrás anticipar las siguientes adversidades (porque las habrán).

Una empresa antifrágil se define por lo que hace durante las crisis y lo que aprende de ellas.

Evalúa las acciones que se tomarán y busca soluciones efectivas para fortalecer tu marca.

Necesitas analizar tres dimensiones en esta crisis:

  • El pasado: de tu empresa y de tus competidores. Así sabrás qué funcionó y qué puedes mejorar.
  • El presente: La situación actual de tu marca, en dónde estás parado y hacia dónde quieres ir.
  • El futuro: Toma en cuenta las futuras crisis y adapta tu estrategia de marketing. Crea una “bolsa de aire” para que puedas reaccionar correctamente a un obstáculo.

Haz esta evaluación acompañada de una herramienta de análisis estratégico, como el FODA o el PEST.

3. Analiza tu modelo de negocio

La pandemia creó dudas de nivel organizacional.

Las empresas enfrentan una transición y muchas se han puesto a pensar si es necesario reestructurar su modelo de negocios.

¿Debemos seguir a como estábamos antes del virus?

En la mayoría de los casos la respuesta es un no rotundo.

La forma de trabajar ha cambiado.

El teletrabajo se volvió una necesidad, y surgieron nuevas formas de interactuar con el equipo de trabajo y los clientes.

El trabajo en casa surgió como una alternativa eficiente.

La reestructuración de los modelos de negocios es esencial, y si no, basta con que respondas estas preguntas:

  1. ¿Existen situaciones para las cuales tu empresa no esté preparada?
  2. ¿Fue fácil adaptarse a las nuevas formas de trabajo?
  3. ¿La comunicación entre el equipo de trabajo fue afectada?
  4. ¿Harás algún cambio al regresar a la normalidad?

Los cambios existen y hay que estar preparados para afrontarlos.


La inacción dirige al fracaso

La ventaja la tiene el que da el primer paso.

Sabemos que el marketing es volátil y las oportunidades no esperan.

Tienes que actuar.

Durante una crisis lo último que puedes hacer es quedarte esperando a que todo termine. La toma de decisiones es vital en esta etapa.

Reúne a tu equipo de trabajo, hagan una lluvia de ideas y busquen soluciones creativas.

Propongan, y mucho.

Como sabemos, la fragilidad empresarial es una desventaja, y en un mercado competitivo tan rápido y ágil, es esencial que tu negocio esté preparado para afrontar las adversidades futuras.

Se trata de mantener un enfoque creativo, innovador y flexible, que se pueda adaptar a cualquier tipo de situación.

Aprende sobre esta experiencia y ten presente que tu empresa saldrá adelante más fuerte que nunca.

1 Response

Leave a Reply

Síguenos en

¡Suscríbete a nuestro newsletter!

Abrir chat
Hola 👋🏻
¿En que podemos ayudarte?